Archivo de la categoría: Cultura

Publicidad viral.

Hace un par de días llegó a mi cuenta de correo electrónico un e-mail con un archivo adjunto. En el asunto ponía algo así como: “Especial para hombre inútiles”. Debo reconocer que lo de la guerra de sexos no es uno de mis temas favoritos de conversación: más bien me aburre; pero -a pesar de que tampoco soy entusiasta de los mensajes re-enviados- decidí descargar el archivo. Para variar el vídeo no era la primera vez que me llegaba, pero esta vez me hizo reflexionar sobre algo cada vez más frecuente en Internet: la publicidad viral. Según Wikipedia “el marketing viral y la publicidad viral son términos empleados para referirse a las técnicas de marketing que intentan explotar redes sociales preexistentes para producir incrementos exponenciales en “conocimiento de marca” (Brand Awareness), mediante procesos de autorreplicación viral análogos a la expansión de un virus informático. Se suele basar en el boca a oreja mediante medios electrónicos; usa el efecto de “red social” creado por Internet y los modernos servicios de telefonía móvil para llegar a una gran cantidad de personas rápidamente”.

Precisamente fue esto lo que se me vino a la cabeza cuando estaba viendo el spot que me habían enviado. Resulta que la marca de camisetas que aparece en el vídeo reiteradas veces está consiguiendo una notoriedad brutal gracias al reenvío del mismo por todo el worl wide web. A mí no es que me parezca mal el hecho de que se busquen nuevas formas de publicidad ni que se empleen este tipo de técnicas para acercarse al público objetivo. Lo que más bien me resulta increíble es el hecho de que haya gente que lo mande a sus contactos pretendiendo hacer guasa con el tema de la guerra de sexos.

De acuerdo que lo que se enseña en el vídeo es ingenioso y, la primera vez que lo vi, no dejó de sorprenderme; pero de ahí a confundir un anuncio publicitario con una broma para picar al sexo masculino, francamente, me parece un tanto ingenuo.

No tengo ni idea de quién sería la mente brillante que decidió enviar ese vídeo con el título de “Especial para hombre inútiles” pero creo que antes de volver a caer dentro de una estrategia de marketing y publicidad tan clara, la gente debería pararse a pensar que ya estamos lo suficientemente bombardeados por anuncios y propagandas como para que encima vayan enviándolo en plan coña y cachondeo.

Del mismo modo que le damos al botón del mando a distancia para hacer zapping cuando nos cortan la película para poner “consejos publicitarios”, creo que en Internet deberíamos empezar a tener un poco más de filtro mental y darle al botón de borrar en lugar de andar haciéndoles un enorme favor a las empresas y llenando las cuentas de e-mail de la gente con este tipo de publicidad. Si tanto nos fastidia el spam, ¿por qué la gente no se molesta cuando le llegan este tipo de cosas? De acuerdo que tienen su gracia y que es mucho mejor mirar eso que estar trabajando pero no deja de ser publicidad. La diferencia está en que este tipo de acciones están tan bien planteadas que no generan rechazo, sino más bien todo lo contrario: nos morimos de ganas por enviárselas a nuestros amigos.

Yo personalmente no he re-enviado el e-mail . En su lugar, y arriesgándome a que alguien me llame incongruente, he decidido colgar aquí el vídeo para que, quien quiera, le eche un vistazo. El motivo es bien sencillo: después de todo no deja de parecerme que es un invento bastante ingenioso.

Anuncios

Sobre un pequeño rincón del Mediterráneo…

 

tabarca.jpg

Creo que no puedo dejar pasar más tiempo sin escribir unas líneas sobre Tabarca, esa pequeña isla del Mediterráneo -dicen que la más pequeña habitada en este mar- situada muy cerca de Santa Pola, en la provincia de Alicante.

Desde que tengo memoria, siempre me he sentido fascinada por ese pedazo de tierra en medio del mar rodeada de algunos pequeños islotes.

De los antiguos asentamientos en la isla se tiene conocimiento a través de los estudios realizados por el padre Belda (1958-1980) en los que se habla de la existencia de un poblado y una necrópolis de inhumación romanos en la zona de la Almadraba, así como, de los hallazgos de pecios con anforas romanas en las aguas circundantes a la isla. Los griegos la denominaron “Planesia” y los romanos “Planaria”. En la Edad Media (1.337) el Consejo de Elche, de quien dependía entonces la isla, obtuvo permiso para edificar una torre defensiva para guardar la costa ya que ésta se hallaba bajo constante amenaza debido a la presencia de piratas cuya base de operaciones se encontraba en la isla.

Entre 1.766 y 1.775 el ingeniero militar Fernando Mendez Ras, por encargo del rey Carlos III, llevó a cabo su proyecto de construcción de una ciudad fortificada en la isla que es un compendio de ideas urbanísticas del Renacimiento y principios de la Ilustración. La ciudad fue fortificada con murallas, baterías, castillo y baluartes y, así mismo, fue dotada de viviendas, cuarteles, caballerizas, bóvedas subterráneas, iglesia, casa para el Gobernador, lavadero con cisternas para la recogida de aguas pluviales, almacén para el esparto, tahona, horno para cocer el pan y otros para la cal y el yeso, además de varadero.

Su denominación actual es consecuencia del asentamiento de sesenta y nueve familias de origen italiano hacia 1768 procedentes de la pequeña isla africana de Tabarca, que se encuentra a unos trescientos metros de las costas norteafricanas. Dependiente de la República de Génova, la Tabarca africana fue sometida en 1741 por el Bey de Túnez y en 1756 pasó a depender de los argelinos.

Junto a los nuevos habitantes se destinó a la isla un destacamento militar que aseguraba la defensa frente a cualquier incursión marina. La base económica de estas familias fue principalmente la pesca artesanal y secundariamente los servicios de apoyo al destacamento militar, que completaban sus escasos ingresos. A finales del siglo XIX la isla contaba ya con alrededor de mil habitantes dedicados mayoritariamente a la pesca. En la actualidad hay una población permanente en invierno de unas 50 personas, cantidad que se multiplica por diez durante los meses de verano cuando la población de visitantes diaria es de unas 3.000 personas. Las principales actividades en la isla actualmente son la pesca y el turismo.

Pero además, la isla y sus alrededores constituyen una reserva marina única con unas aguas muy transparentes en las que vive una importante pradera de posidonia. Dicen que también son frecuentes en la zona ejemplares adultos de Tortuga Boba. La pesca submarina está prohibida en toda la isla y hay determinadas actividades que requieren de autorización para poder realizarlas.

Lamentablemente Tabarca, debido a su enclave privilegiado, no se ha podido librar de la especulación ya que su contexto urbanístico y su entorno natural se han visto afectados por la construcción de viviendas de nueva planta que no respetan ni la peculiar arquitectura de la isla ni el medio.

Finalmente, un par de recomendaciones, la primera gastronómica: lo mejor de la cocina típica de la isla son el caldero de Tabarca y el calamar de potera preparado a la plancha con ajo y perejil. La segunda recomendación es no perderse el atardecer en la isla, todo un regalo de la naturaleza.

 

Para saber más:

http://es.wikipedia.org/wiki/Tabarca

http://www.alicante-ayto.es/redir.php?apartado=medioambiente&pagina=rmtabarca.html&titulo=Reserva%20Marina%20de%20Tabarca%20-%20Medio%20Ambiente%20/%20Ayuntamiento%20de%20Alicante

http://www.mapa.es/rmarinas/index.htm

 

Hello world!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!